Rocío Salinas recordada por su belleza, voluntad y solidaridad

0

Dueña de una belleza externa única y más importante la que mantenía en su interior donde se destacaba principalmente su inspiración de ayudar y servir al prójimo. Rocio nos dejó muy joven pero en esos 21 años, se destacó en varios aspectos, que van desde la superación personal con el estudio de maestra jardinera, ya que el contacto con los chicos era su gran vocación, hasta ser parte de Fundación Juanjo. A eso se le suma su pasión por el desfile, de hecho estudió modelo y consiguió concretar un sueño que mantenía desde niña, ser virreina departamental en el 2016 y posteriormente transformarse en Reina de Albardón, cuando Gabriela Puerta fue electa como Reina del Sol. Pero las actividades por llegar más lejos, también hicieron que practicara un deporte, donde consiguió entrelazar un importante grupo de amigos, en el equipo de Albardón Hockey Club, compitiendo en numerosos torneos provinciales y departamentales.
Así era Rocío, no paraba nunca, siempre ocupada, siempre predispuesta para quien la necesitara, su familia fue un pilar muy importante dentro de su vida, Vivi y Mario, sus padres, la apoyaron en todos los proyectos que emprendía, acompañándola en cada presentación, en cada partido, en cada reunión, en todo momento, junto a Gabriel y Enzo, sus hermanos, estuvieron presentes. Entre todas sus actividades, mantenía una que hacía con mucha dedicación y cariño, se desempeñaba como tesorera de Fundación Juanjo, donde se unió por la amistad que mantenía con la familia y el amor hacia Juanjo, participo en cada movimiento solidario mientras éste se mantenía internado en Bs As. Y luego del 2 de abril se intensificó su trabajo en la Fundación, donde dejó una huella imborrable. Rocio, nuestra reina por siempre, estará presente en cada actividad, en cada lugar, porque dejó un legado de simpatía y solidaridad que hoy los ángeles contemplan junto a su particular belleza. Hasta Siempre, Reina